JOSEPH H. PILATES

 

JOSEPH H. PILATES

Joseph H. Pilates nació en 1880 cerca de Düsseldorf (Alemania), en un pueblo llamado Mönchengladbach. Sus padre había sido gimnasta y su madre naturópata. Fue un niño débil y enfermizo, padeciendo enfermedades como asma, raquitismo y fiebre reumática.

A pesar de tener unos inicios difíciles, se apasionó con la anatomía y el movimiento. Estudió yoga y otros regímenes de entrenamiento zen y de la antigua Grecia y Roma.

Su único objetivo era fortalecerse mediante el ejercicio físico, así que practicó diferentes tipos de entrenamientos desde temprana edad. Como resultado, a los 14 años superó todas sus enfermedades, gozando de un estado físico extraordinario, y posando como modelo para láminas de anatomía. Llegó a ser un consumado deportista, logrando cierto éxito como boxeador y gimnasta. Así mismo, adquirió un buen nivel de natación, submarinismo y esquí.

En el año 1912 se traslada a Inglaterra, trabajando como artista de circo, boxeador e instructor de defensa personal (entrenando incluso a los agentes de policía de Scotland Yard).

En 1914 a principios de la I Guerra Mundial, a causa de su nacionalidad alemana, es apresado en Lancaster e internado en un campo de concentración. En el barracón, dedica su tiempo a entrenar a sus compañeros con su método a base de ejercicios sobre colchonetas. En este momento comienza a desarrollar de manera intensa el concepto de un entrenamiento físico.

Posteriormente, fue trasladado a otro campo de concentración en la Isla de Man, y comienza a trabajar en el hospital tratando a los heridos de guerra que llegaban. Muchos de los lesionados no podían valerse por sí mismos, así que se las ingenió, con los pocos medios que tenía a su alcance, e instaló poleas y muelles en las camas de los lesionados para entrenarlos mientras éstos permanecían acostados. Su objetivo era recuperar la forma física de los lesionados antes de ponerlos de pie. Los heridos de guerra que comenzaron con la práctica del método mostraban una recuperación más rápida y efectiva.

Su método pronto se instauró como actividad física obligatoria en el campo de concentración. Se dice que todos ellos, debido a la gran resistencia física que alcanzaron, superaron la epidemia de gripe que asoló Inglaterra en 1918.

joseph-pilates04

Tras finalizar la guerra, Joseph H. Pilates regresa a Alemania, donde es presionado por Guillermo II para enseñar su programa al nuevo ejército alemán. También trabaja junto con los representantes más importantes del mundo del ballet (Mary Wigman) y del entrenamiento físico (Rudolf Von Lanban y Eugen Sandow). Así mismo, participa en la rehabilitación de veteranos de guerra.

A pesar de que su nombre se extendió por la clase médica, debido a que su método conseguía que la rehabilitación de los enfermos fuera más integral y rápida, Joseph H. Pilates estaba insatisfecho con el trato político y social del país. Por esa razón, decide emigrar a Nueva York. Durante la travesía en barco conoce a Clara, una enfermera que más adelante se convertiría en su esposa e inseparable colaboradora.

En 1926 Joseph y Clara abren su estudio en Manhattan, en el número 939 de la Octava Avenida. Su hermano Fred, que era carpintero, fabrica las máquinas siguiendo las instrucciones de Joseph. Allí comienza a trabajar con los aparatos que había diseñado para la rehabilitación (Cadillac y Reformer), e incluso crea otros nuevos como la Silla Wunda y el Barril. Se dice que el primer barril lo hizo con uno de cerveza y que usó las abrazaderas para crear el Magic Circle.

El estudio estaba en el mismo edificio que ocupaba el “New York City Ballet”. En este momento comienza a trabajar con grandes artistas como las bailarinas M. Graham y N. Makarova. También con el coreógrafo G. Balanchine, entre otros.

De este modo, Pilates se hizo popular entre artistas y deportistas. En un principio, ellos emplean el método como rehabilitación para sus lesiones, pero luego descubren que este entrenamiento mejora su técnica, fuerza y resistencia, siendo beneficioso para sus actividades profesionales.

La fama de Joseph H. Pilates sigue en aumento, así que mucha gente rica y famosa comienza a asistir a su estudio.

En aquellos años se le solía ver corriendo por las calles de Manhattan en pleno inverno, llevando puesto un pequeño bañador, o haciendo ejercicio en Central Park.

Joseph H. Pilates continuó perfeccionando y dando a conocer su método hasta su fallecimiento en 1967, con 87 años de edad.

Después de su muerte, su obra fue continuada sobre todo por su esposa, a la que se recuerda por su fabuloso tacto y su capacidad única para enseñar la calidad esencial de cada movimiento.

 

Comentarios cerrados

  •  

    Calle Guirre,  9
    35660 Corralejo 

    +34 626 90 71 26
    © Enjoy Pilates 2015

    Calle Guirre,  9
    35660 Corralejo 

    +34 626 90 71 26
     jessica@enjoypilates.es

    Datos de contacto

    Calle Guirre,  9
    35660 Corralejo 

    +34 626 90 71 26
     jessica@enjoypilates.es